Twitter Facebook Youtube

Las implicaciones de la ausencia de Jon Jones

Glover Teixeira regresó a las victorias en Nashville la noche del sábado con una victoria vía mataleón en el tercer round sobre Ovince Saint Preux. Para el tercer round de la pelea de peso semicompleto, Saint Preux ya lucía como si estuviera sintiendo cansancio. Después de lanzarse tras las piernas del brasileño, Teixeira trabajó en camino hacia la espalda de Saint Preux antes de llevarlo al suelo. Poco después del derribo, el estadunidense quedó inconsciente por la sumisión de Teixeira.

A pesar de haber caído en una racha de dos derrotas consecutivas antes de su victoria sobre OSP frente a su público local en Tennessee, Teixeira destacó sus intenciones de enfrentar al actual campeón Daniel Cormier en su entrevista pos-pelea.

“Estoy de regreso, hombre”, le dijo Teixeira a John Anik en su entrevista posterior a la pelea. “Mi última pelea, me robé a mi mismo, quiero seguir peleando como hoy. Gracias a estos tipos de aquí, a mi entrenador de boxeo y mi entrenador de acondicionamiento, es la razón por la que estoy tan en forma esta noche. Estoy de regreso, hombre”.

“¡Cormier! Te dije que iría por ti nene”, rugió al público de Nashville en un intento por conseguir una cita contra el actual campeón de las 205 libras.

Considerando ante quien llegaron sus últimas dos derrotas, Teiexira tenía todo el derecho de pedir una pelea contra el campeón. Phil Davis completamente dominó al brasileño en Rio en octubre del año pasado, pero sin Davis en las listas de UFC, sólo hay un tipo en los libros de UFC que le entregó a Teixeira una derrota. ¿Adivinen quién?

No se puede negar el vacío que la ausencia de Jon Jones causó en la división de peso semicompelto. El mejor libra por libra desmanteló a Teixeira durante cinco rounds en UFC 172 antes de hacer lo mismo con Cormier en enero.

En abril, el ahora infame accidente de Jones dejó a la división sin su campeón. UFC no tuvo más opción que quitarle el cinturón a Jones, removerlo de los rankings y suspenderlo. En un momento en el que el MMA está luchando por conseguir su legitimidad completa como deporte, los abusos de Jones simplemente no ayudaban a esos esfuerzos.

Con Jones suspendido, UFC programó a Daniel Cormier para enfrentar a Anthony Johnson por el oro de la división. Johnson, como el único hombre en el top cinco que no había caído ante Jones, y una victoria a su nombre pudo haber sido el resultado perfecto para la división y la promotora, pero cuando llegó el momento Cormier estaba en mejor forma. El ex participante olímpico le quitó a “Rumble” su poder desde la posición superior antes de finalizar la pelea en el tercer round con un mataleón. Inmediatamente después de la pelea, hubo sólo un hombre en la mente de DC.

“Joe Rogan, sin faltarte el respeto a ti o a las 16 mil personas en esta arena”, declaró Cormier en su entrevista pos-pelea. “Pero tengo un mensaje para  un hombre. ¡Jon Jones, arregla tu mierda, te estoy esperando!”

Fotografía por Jeff Bottari/Zuffa LLC

No se puede negar que Cormier tiene todas las habilidades y características de un campeón, y si no se hubiera referido al elefante en la habitación en UFC 187 dada la ausencia de Jones, los fans pudieron especular de que el destacado luchador se había escondido de la pelea. En una frase como campeón, DC recomenzó el interés de muchas personas sobre un segundo enfrentamiento entre él y Jones.

Siendo realistas, la diferencia entre ambos peleadores fue muy aparente cuando se enfrentaron en UFC 182. Jones consiguió tres derribos en un hombre que muchos creen es el mejor luchador en UFC. De manera similar, cuando enfrentó a Teixeira, “Bones” de nuevo se llevó la victoria al derrotar al brasileño en su propio juego. Después de UFC 187, Cormier retó a Ryan Bader, otro peleador ya derrotado por Jones. En lugar de Bader, el nuevo campeón ahora enfrentará a Alexander Gustafsson. Aunque el sueco presionó a Jones como nadie antes lo había hecho, también perdió ante el suspendido peso semicompleto.

Aunque la habilidad de Jones obviamente supera la del resto de la división, no exhibe el mismo dominio como Ronda Rousey en la división de peso gallo. Tal vez la división ganará popularidad sin su dominio sobre el título. Todos hemos visto la confianza que llega con el cinturón dorado, tan sólo vean al renacido Robbie Lawler, y tal vez un tiempo en la cima le dará nueva confianza a quien sea que sostenga el cinturón si Jon Jones regresa al deporte.

Reportes de Albuquerque sugieren que “Bones” ya está de regreso entrenando y tienen toda la intención de regresar al deporte. Y no sólo los fans del MMA quieren verlo pelear cuando haga su regreso, muchas personas fuera de la burbuja del MMA también estarán interesadas en ver a Jones de regreso en el octágono. Parecía como si la pelea más anticipada fuera contra Cormier y eso era antes de ver su ahora legendaria discusión “fuera del aire” con DC. Para muchas personas, fue la primera vez que Jones pareció completamente genuino, dada su representación como un atleta limpio antes del incidente.

Si era popular antes, ahora casi puedes asegurar que los números que generarán las ventas de los pagos-por-evento incrementarán cuando Jones al fin regrese al deporte. Las noticias sobre su choque rompieron la burbuja del MMA y cautivaron la atención de los medios. Más que nunca, es un nombre famoso.

Es el interés de UFC y del deporte como tal ver al siempre evolucionado peleador de peso semicompleto compitiendo de nuevo. Quien sea que se ubique en la cima de la división ahora sabe que “Bones” regresará de manera inevitable y reclamará de inmediato su cinturón. Glover Teixeira, Ryan Bader y Daniel Cormier podrían esperar mucho tiempo para tener una revancha luego de que Jones regrese de su suspensión, ahora saben que la única manera de vengar sus derrotas es estando en la cima cuando él regrese.